La decepción forma parte de las enseñanzas de la vida diaria… Suele suceder tan a menudo como queramos, que ponemos tantas ilusiones en las cosas que cuando no suceden como las esperábamos sentimos un vació y un sentimiento de rabia que unidos llamamos decepción.

Quizás sea porque no obtienes la atención querida, porque las cosas no resultaron como esperabas, porque tuviste un fracaso, porque las personas a quienes aprecias no valoraron tus esfuerzos…

Pueden haber muchas causas para la decepción pero solo una es la que necesitas tomar en cuenta, la vida es un camino que recorremos junto a ciertas personas y como ninguno de nosotros somos iguales jamás habrá 100% seguridad de que las cosas salgan como esperas.

Cada ser es distinto, cada uno tiene motivaciones, reacciones y sentimientos totalmente diferentes, así que ciertamente tendremos muchas o pocas decepciones pero la vida es eso, es caer y volver a levantarte, es el constante entendimiento y aprendizaje de la convivencia en pareja, en comunidad y con uno mismo.

La decepción no es una derrota, es el comienzo de una enseñanza que espera ser aprendida por ti.

Porque todos hemos pasado por momentos de decepción…

Colaboración de Madis
Venezuela