Tema interesante… lleno de inquietudes y preguntas diversas... el día a día nos hace ver que somos los arquitectos de nuestra propia vida... y esta debe ser maravillosa, estamos hechos a imagen y semejanza de Dios, somos seres perfectos, pero la pregunta nos cuestiona, ¿nuestro cerebro es perfecto? Definitivamente la respuesta se da por sí sola, si es perfecto, lo malo es que somos educados con patrones impuestos por nuestros padres y ellos por los suyos y así de generación en generación, esos patrones dañan, en muchas ocasiones nuestro patrón innato y perfecto, porque cambian lo natural, lo fresco por algo moldeado a gusto de los padres o generado por las costumbres de cada familia o el entorno donde se desenvuelve nuestro crecimiento y formación.

Es necesario entonces, cuando nuestra vida diaria lucha con nuestros pensamientos y sentimientos, hacer un alto y reflexionar muy concienzudamente y comenzarnos a programar nosotros mismos, en lo que queremos y deseamos ser, he ahí la clave de nuestro desarrollo personal, he ahí la clave o la solución a muchos problemas, creados muchas veces por nuestra forma de actuar o de pensar, que es a fin de cuentas quien nos traza el camino de nuestra vida.

El pensamiento diario, la actitud que tomamos ante la vida, nos va dando las pautas que nos harán triunfadores o perdedores y si no hay uno de los dos, esa ambivalencia en la que muchos se desenvuelven en la vida como entes sin rumbo y sin destino, aceptando la circunstancias que la vida le presenta, sin luchar y sin esforzarse, lo que no es correcto porque cada día debe ser un día de desafíos y de aptitudes positivas con pensamientos acordes a nuestros deseos, sin incluir en ellos ningún tipo de resentimientos hacia nuestro prójimo, el pasado, pasado está y no hay vuelta atrás, entonces es perder el tiempo tratar de recordar algo que no volverá y que tampoco podremos cambiar y no solo perderemos el tiempo.

Nuestro cuerpo generara sustancias químicas dañinas para nuestro ser humano, porque esos son los sentimientos que estamos generando y esto definitivamente no será bueno para nuestra salud, dejemos atrás el pasado, vivamos el presente, proyectemos para el futuro con fe y optimismo, mirando la vida, pero mirándola por el lado positivo y de que tiene negativos, lo tiene, pero desviemos nuestra mirada a lo bonito a lo hermoso que tenemos alrededor nuestro, contemplando ese maravilloso cielo, ese sol y esas estrellas, la naturaleza misma y agradezcamos toda la maravilla que Dios nos permite ver y disfrutar y pasemos por alto aquellas cosas que nos molestaron, pero que si nos molestaron ya son parte del pasado.

Disfrutemos la vida, disfrutemos a nuestras familias, con sus virtudes y con sus defectos, la vida sería muy aburrida, si todo fuera perfecto, los problemas nacen, de acuerdo, pero también desaparecen cuando no pensamos en ellos, dejándonos un espacio importante en nuestro cerebro para buscarles soluciones, no nos enfrasquemos en problemas y cuando los tengamos y pensemos en ello, imagina una soga y dos Ángeles sosteniéndola, hagamos saltar el problema en esta soga, el problema pronto se solucionará, porque se cansará de saltar tanto, ¡es una broma! pero hay que reírse de la vida, para que la vida no se ría de nosotros. ¡Ja ja ja!

Se fuerte y valeroso de pensamiento, palabra y obra, pero actúa siempre con justicia y con benevolencia, dejando de lado sentimientos egoístas y apegos infundados a cosas materiales o personales.

Lo verdadero de todo ser humano, son los valores éticos y morales, el mundo necesita un lavado general y un reciclaje de valores, de moral de principios, actuemos en el día a día apegados a nuestros valores, a nuestra decencia a nuestra moral y nuestro día será perfecto con la bendición de Dios, porque así lo pedimos y así será, para beneficio propio y de nuestras familias.

Eduquemos con el corazón y con el pensamiento en ese ser maravilloso que es Dios, el resto viene por añadidura y todo es solucionable. La vida es color de rosa, pero las rosas tienen espinas, hay que tomar las rosas con cuidado para no pincharse los dedos, pero, ¡que hermosas y fragantes son!, disfrutémoslas y admirémoslas, son parte de la creación y de la vida.

Colaboración de Male
Ecuador