Todos somos ángeles con una sola ala,
debemos abrazarnos si queremos volar.

*

No vemos a los ángeles; pero en las avenidas
oscuras de la angustia, se acercan y nos llaman,
¡Se parecen a ellos las personas queridas
y no son sino ángeles los seres que nos aman!

*

Donde hay paz en el mundo,
hay ángeles en los cielos.

*

Sé siempre un ángel
disponible para un amigo.

*

El hombre no es ni ángel ni bestia;
y lo infortunado es que cuando debería
actuar el ángel, actúa la bestia.

*

No podemos separarnos de nuestros amigos;
no podemos permitir que nuestros ángeles se vayan.

*

La comunicación con los ángeles empieza
si reconoces que ahí están.

*

Porque Él te encomendara a los ángeles
para protegerte en todos tus caminos.

*

Soñar es ver: un ángel, que llega calladito,
deshace nuestras vendas con dedos marfilíneos...

*

Los ángeles, satisfechos con su fama en el cielo
no buscan el elogio humano.

*

Ángel de mi guarda, dulce compañía, no me
desampares ni de noche ni de día.

*

Todas las cosas visibles de este mundo
han sido puestas al cuidado de un ángel

*

Familiarízate con los ángeles,
y obsérvalos con frecuencia con tu espíritu pues,
aun sin que los veas, ellos están siempre junto a ti.

*

No se debe estar a los pies de la cama de un enfermo,
ya que ese lugar esta reservado para el ángel guardián.

*

Cuanto más avancemos en los caminos de Dios,
más serán los ángeles con que nos encontremos.

*

Si luchan los ángeles,
los hombres débiles deben caer,
ya que el cielo aún guarda a los justos.

*

Oh, ángel de la guarda, cúbreme con tus alas;
oh, amigo mío, ilumina mi camino. Dirige mis pasos
y sé mi protección, para hoy.

*

¿Qué es mejor, dime: hablar del vecino y sus asuntos,
husmearlo todo, o conversar sobre los ángeles
y cosas que pueden enriquecernos?

*

Hazte cargo Tú, de aquellos que están despiertos,
alertas o lloran de noche, y envía a tus ángeles
para que se hagan cargo de los que duermen.

*

Si tuvieras presente a tu ángel y los custodios de tus prójimos
evitarías muchas tonterías que se deslizan en la conversación.

Con Verdadero Amor Platinado:
Jesús Arandia