Cuan doloroso puede ser sentirme desilusionada, abofeteada por la ingratitud del amor, la mala entrega de alguien a quien diste todo, cuando uno ama de corazón siente la necesidad y el deseo de dar todo, así la retribución no sea la misma, de sentirse plena de entregar todo...

De ir contra el viento, luchar así no estén de acuerdo con nuestra unión, batallar y sobrevivir en los malos momentos, 7 años de entrega total, de compartir gratos momentos que ahora al transcurrir de los días son solo recuerdos, tal vez tormentos por anhelar y volverlos a vivir, por conservar intactos el vivir enamorados.

Que difícil es recordar y que las lágrimas inunden mis ojos, mi corazón lleno de dolor de ya no volver a tener al ser amado conmigo, de imaginar que la vida sigue... pero ya sin él.

Que ya esos buenos momentos no volverán, peor aún, por no sentirlo cerca luego de haberlo tenido conmigo por 7 años de novios, hace 6 meses se fue al exterior y hace unos días vía msn dijo: no amarme, estar cansado de la rutina, de no saber que hablar cuando esta en línea conmigo, de no querer dar cuenta a nadie de su vida, que si en algún momento dijo desear casarse ¡fue porque era lo que mis oídos deseaban oír!

Que si yo deseaba viajar en algún momento donde se encuentra él no me haga ilusiones (tengo familia allá al igual que él) su despedida fue un ADIOS.

¿Y se marchó hasta el día de hoy sin tener noticias suyas?

Mentiría si digo no querer saber de él... pues hace 20 días de esto y me siento super mal, desilusionada por su comportamiento.

No se si por tantos años no lo llegué a conocer del todo, pero definitivamente el hombre de quien me enamoré y di todo de mí, hasta el último día que se marchó, no es el mismo que estuvo ese día vía msn, no se que pensar ¿Cuanto cambió? ¡Ese día me partió el alma!

No puedo negar que hayamos tenido malos momentos de pareja y que cometiera muchos errores también, pero han sido reconstruidos día a día.

Es difícil entender por qué te sucede todo esto, cuando piensas que aportaste todo para beneficio de la otra persona.

Que gran desilusión, es difícil tenerlo lejos sin esperanza alguna, que luchaste tanto tiempo para terminar así.

Ironías del destino, a pesar de todo no me arrepiento de haber amado con intensidad, ahora serán solo recuerdos... no se cual será la siguiente prueba... espero pasar esta con fortaleza de corazón.

Solo Cristo sabe que sucederá en nuestras vidas, en algún rinconcito del mundo se encuentra nuestra persona ideal, si él no pudo serlo, espero que llegue cuando menos lo espere...

 

Colaboración de María
Perú