Hoy me preguntaba que es una madre, y me puse a pensar que es lo que no es para así poder saber que es lo que es:

Una madre no es un buzón, pero puede traerte buenas nuevas, una madre no es una caja de seguridad pero puede guardar un secreto, una madre no es un cofre pero en ella puedes descubrir un tesoro.

Una madre no es una caja fuerte pero puede protegerte de los ladrones, una madre no es un arma pero puede protegerte de muchos peligros, una madre no es un semáforo pero te puede evitar muchos choques.

Una madre no es un árbol pero bajo su sombra uno se puede sentir bien cómodo, una madre no es una mascota pero puede hacerte unos mimos espectaculares, una madre no es una autopista pero te puede guiar por el mejor camino, una madre no es un auto pero te puede llevar a muchos lados.

Una madre no es un caramelo pero te puede endulzar la vida, una madre no es un café pero te puede acompañar mientras esperas ese resultado, una madre no es un te pero puede entibiar la vida.

Una madre no es horno de microondas pero puede recalentarte la comida después de esperarte hasta las 3 de la mañana, una madre no es una heladera pero puede aguantarte hasta que te pudras, una madre no es una lavadora pero muchas veces te salva lavándote la ropa 5 minutos antes de que te la pongas.

A fin de cuentas una madre no es nada de eso, pero sí me di cuenta que es lo que si es:

Una madre es paciencia, entrega, sacrificio, perdón, compañía, amor, bendición, protección, cuidado, y demás etc... que ocuparían muchas páginas de muchos libros pero lo más importante de todo este discurso es que la madre es un REGALO DE DIOS.

"Mujer ejemplar, ¿dónde se hallará? ¡Es más valiosa que las piedras preciosas! Su esposo confía plenamente en ella y no necesita de ganancias mal habidas. Ella le es fuente de bien, no de mal, todos los días de su vida... Sus hijos se levantan y la felicitan; también su esposo la alaba. Muchas mujeres han realizado proesas, pero tú las superas a todas. Engañoso es el encanto y pasajera la belleza; la mujer que teme al Señor es digna de alabanza. ¡Sean reconocidos sus logros, y públicamente alabadas sus obras!"

Proverbios 31:10-12 y 31:28-31.