No es fácil vivir en pareja, a veces apenas soportamos la sola presencia de nuestro amor, pero a la vez nos gusta llegar a casa y saber que estaremos con él.

Nos gusta que nos mimen, que podamos sentarnos juntos, hablar de nuestras cosas, de hacer planes… pero también nos gusta estar solas, sin hablar, sólo llegar a casa y tumbarnos en la cama, mirar la tv y no tener rollos en nuestras vidas.

Los seres humanos nacimos para estar con alguien a nuestro lado, siempre estamos necesitando amor, cariño y comprensión; nacimos para amar, y aun cuando muchas veces nos rompen el corazón jamás dejamos  de creer en que en algún lugar existe una persona ideal para nosotras.

Cuando escuchamos a las parejas discutir y ofenderse, observamos alejamiento entre ellos, pensamos que la pareja se lleva mal, que si son así en la vida publica será mucho peor en la intimidad… luego, otro día los volvemos a ver y se les ve tan felices juntos como si jamás tuviesen una diferencia entre ellos.

Y así es el amor, crea dependencia, es como el motor en nuestras vidas, necesitamos una razón para levantarnos felices, para tener ganas de hacer mil cosas y feliz de la vida vamos por todos lados.

Todo lo mueve el amor, y en nombre del amor hacemos muchas locuras como también cosas maravillosas, porque a la hora de la verdad, el amor nos hace ser muy buenas o muy malas a la vez.

A veces no soportamos a nuestra pareja, cada cosa que dice nos molesta, nos resulta un aburrido que siempre anda incordiando, sólo deseamos que se vuelva al trabajo o tener unos días libres de él… pero luego a la hora de la verdad, cuando no está, le echamos profundamente de menos.

En algunas ocasiones la situación entre los dos es tan tensa que la relación acaba por romperse. No podíamos seguir juntos, era imposible vivir así, sentimos que nos trató mal, nos hirió o incluso que nos traicionó, y sin embargo siempre queremos que esté bien, o eso decimos.  ¿Realmente queremos eso?, ¿acaso no preferimos que no les vaya tan bien y que nos extrañen?

Si un ex ha encontrado otra persona difícilmente queremos que sea feliz aunque siempre recurrimos a esa frase de que “yo soy feliz si él lo es”. Separarse de alguien a quien amas no es fácil, tú como persona quizás lo asumes de afuera para dentro, pero en el corazón que es donde todo se siente no es tan sencillo. En la mente lo aceptamos pero el corazón sufre y se rebela ante la situación. No queremos renunciar a quien tanto amamos, una separación siempre significa mucho dolor y más aun si nos han dejado por otra persona.

Muchas veces preferimos ignorar las diferencias, conflictos e incluso las infidelidades antes que enfrentarlas, porque le queremos y no podemos estar sin él, tanto que podemos llegar a preferir compartirlo antes que perderlo del todo, confiando que sólo es una aventura pero que volverá pronto contigo.

“Ni contigo, ni sin ti”

Es una frase que puede significar muchas cosas, pero muchas veces lo que sabemos al 100% es que no podemos estar con ellos porque son malas personas y ya no nos convienen. Pero nuestro corazón nos dice: “pero no puedo estar sin él”, y seguimos en el camino tratando que nuestra vida vuelva lo más pronto a la normalidad.

Y lo que todas estas frases reflejan es que nos hace mucha falta nuestra pareja. Si queremos que en nuestra vida nunca tengamos que decir esas palabras, seamos pacientes y generosas en dar amor, cuando disfrutemos de su compañía hagámoselo saber, pero también concedámosle el espacio que él necesita así como nosotras a veces necesitamos nuestro espacio, tengamos cuidado de no agobiarlo. Los hombres también necesitan su espacio, aunque sea sólo para hablar con un amigo, jugar un rato en la consola o leer el periódico. Démosle un voto de confianza, aprendamos a apreciarlo como ser humano, es nuestro amor pero no nuestro esclavo. Siempre digamos “te amo” porque son los condimentos que ayudan que una relación sea sabrosa y rica en gestos que hacen crecer el amor y no disminuirlo.

La convivencia es muy complicada, pero debemos poner amor y hacerle saber que estamos con él porque nos llena la vida de felicidad. Estas cosas ayudan a llevarse mejor, a luchar por la relación y a no tener que estar haciéndose preguntas todo el tiempo.

El amor es uno de los sentimientos más nobles que hay en nosotras, aprendamos a darlo a quien se lo merece y luchemos cada día por la felicidad de ambos. Miremos con amor lo que tenemos y todo lo demás saldrá sobrando.

Con amor
Shoshan