Hay un viejo proverbio que dice que “hay amigos más sinceros que un hermano”.

Pienso que sí, hay cosas que no las hablarías con tu hermano, pero también es cierto que hay cosas que hablarías con tu hermana pero no con tu amiga.

Pero, ¿se puede tener amigos de otro sexo?

Desafortunadamente es difícil encontrar mentes abiertas que miren la amistad entre un hombre y una mujer sin pensar mal, siempre se tiende a juzgar, porque se piensa que si un hombre y una mujer son amigos, es por algún tipo de atracción física e intereses amorosos.

En nuestra vida es esencial que tengamos un buen amigo/a en quien confiar, alguien con quien compartir las buenas y las malas, las alegrías y las tristezas…
¿Por qué pues, confundimos una buena amistad con el amor?
Puede existir una buena amistad entre un hombre y una mujer, y de un modo u otro siempre pensamos que las atenciones de ese amigo/a da es que está desarrollando otro sentimiento diferente a la amistad.

Se dice muy comúnmente que el hombre prefiere que lo amen y no amar, se dice también que el hombre (no todos) tienden a confundir la sonrisa amable con coqueteo o insinuaciones que muchas veces la mujer esta muy lejos de sentir, pero debemos aceptar también que hay mujeres que por soledad o por su necesidad de ser amadas le dan otro rumbo a la amistad, no podemos negar que hay hombres muy buenos, dispuestos a estar para la amiga cuando ésta lo necesite.  ¿Por qué entonces no se limitan a seguir siendo amigos, a mantener una amistad limpia y sincera con un hombre o con una mujer, sin llegar a romper ese sentimiento hermoso de saber que tenemos alguien con quien contar?

Muchas veces el “cambio de sentimientos” ocurre después de mucho tiempo de cultivar una amistad y se abre la puerta al amor. Esto pasa muy a menudo en el mundo cibernético, el hombre y la mujer se conocen, hablan de sus cosas, no importa si uno de los dos o los dos son casados, se hacen confidencias, y así, sin que se crucen una palabra de amor sienten los dos o uno de los dos que “se están enamorando” y empiezan así las ilusiones muchas veces no correspondidas. Si son dos personas que viven cerca, ella sufre porque él no le corresponde, sufre porque ella quiere ser más que amiga.

¿Qué pasa cuando él por fin se da cuenta de que ella quiere ser más que una simple amiga?

Empieza a verla de diferente manera, confundido, pensando que la amistad se convirtió en amor de pareja,  se da el romance que muchas veces dura muy poco, y se pierde una linda amistad que pudo ser para toda la vida. Pongamos en la balanza que pesa más, una amistad que podría ser para toda la vida, o una relación que no se sabe cual será el final.

Muchas veces actuamos de una manera que no es la correcta ni normal entre amigos, ¿será que no somos capaces de mantener un trato con alguien del sexo opuesto basado únicamente en la amistad? Si buscamos algo más, la amistad se estropea; al principio todo será muy bonito, pero a medida que pase el tiempo hay cambios, el sentimiento de “sólo amigos” aflora, y todo se derrumba.

¿Y cuando es la pareja de tu amiga/o? ¿Cuándo los dos han brindado una amistad sincera y la amistad se confunde? Pueden los dos caer en un momento de tentación o confusión y destruir además de una linda amistad, dañar la estabilidad del amigo/a.

¿Te has enamorado de un amigo?
¿Nos cuentas?
Con el cariño y respeto de siempre:
Amanecer cautiva del amor.